Las cucarachas y gusanos  no son invitados deseados en nuestro almuerzo cotidiano.

La denuncia de los estudiantes de Hato Mayor debe aprovecharse para auditar todo el programa de almuerzo escolar.

Las quejas por la falta de condiciones adecuadas de los suplidores de las raciones alimenticias se multiplican.  La falta de rigor en la selección es la causa de los problemas denunciados.

Los criterios normativos de postulación son elevados, pero no se cumplen casi nunca. En la decisión final se impone la relación personal o política con los postulantes.

Las cucarachas y gusanos no solo están en los platos de comida.

Conversemos por @HomeroFigueroaG