La pobreza es el producto de una ecuación a la que falta la variable democracia. Las explicaciones basadas en las carencias materiales o las deficiencias culturales de nuestro pueblo están erradas.

Aquí tenemos recursos de sobra y una cultura del trabajo enraizada. Cuando no conseguimos empleo lo inventamos.

El trabajo informal es botón de muestra del espíritu fajador y creatividad desbordante. La libertad de hacer es imprescindible para conseguir progreso.

La democracia está secuestrada por el tráfico de influencia, asignaciones opacas de contratos, sobrevaluaciones, asistencialismo, clientelismo y un largo etcétera.

Liberemos a la democracia y empezaremos a derrotar a la pobreza.

@HomeroFigueroaG