Las palabras evolucionan. En la antigüedad el vocablo “parientes” significaba padre y madre, porque eran progenitores, engendraban y parían.

El padre no se concibe sin la madre y viceversa. Una y otra condición se adquiere a duo.

En la definición de la palabra está la tarea esencial de la paternidad: ser patrono, proveedor, protector, servidor. La celebración del Día del Padre merece igual atención y esmero.

La verdadera familia no se sostiene sin un padre amoroso y responsable, por eso alguien dijo que un buen padre valía por cien maestros. El domingo: bésalo si lo tienes; y si lo perdiste, recuérdalo.

Recomendamos:

Metrónomo: Mala apuesta y Hipótesis

LaVerdadVerdad: Yihadismo y locura