La diplomacia bizca dirige la mirada a la política venezolana en la dirección equivocada.

Los ojos del país se tuercen siempre en favor de Nicolás Maduro. Leonel Fernández, como mediador, se colocó en un extremo al aconsejar cautela en el tema de la Carta Democrática.

La oposición acusa ahora al presidente Danilo Medina de intentar “cuadrar” las cosas en favor del régimen chavista.

La estrábica actuación de los dos dirigentes causó que se descartara al país como escenario para un diálogo entre la oposición y el gobierno.

El agradecimiento no puede estar nunca por encima de los principios. Comencemos a mirar derecho.

Conversemos por: @HomeroFigueroaG.

Recomendamos:

Metrónomo: "Dando y dando" y "Filtros".

#LaVerdadVerdad: El regreso al diálogo