Ahora que se habla de cambio climático debemos aprovechar como metáfora aleccionadora una de sus causas: el efecto invernadero.

Los gases liberados por la acción humana se acumulan en la atmósfera impidiendo que la radiación térmica de la tierra se disipe, causando un aumento de la temperatura.Las victorias políticas constantes producen una gran emisión de soberbia.

Estas emisiones se acumulan en la atmósfera política impidiendo que la realidad sea visible. El clima electoral cambió mucho a partir de la reforma constitucional.

Esa realidad hace imprescindible el apoyo de Leonel Fernández y la permanencia del partido reformista.

Ningunearlos es una locura.