“El destape” fue el nombre dado a la tendencia cinematográfica española de presentar desnudos explícitos en pantalla. La transición de la dictadura franquista a la democracia vivió destapes políticos también. Lo que presenciamos ahora es un destape a escala planetaria.

La filtración de documentos y su rápida difusión a través de las nuevas tecnologías hacen cada día más difícil guardar secretos.

La interdependencia de las naciones también existe en la información. Lo que se sabe allá afecta acá. La advertencia del PLD sobre una posible campaña sucia puede interpretarse como una cura en salud por lo que se podría saber.

Recomendamos:

Metrónomo: A ritmo de bolero e Investigar

#LaVerdadVerdad: La otra campaña