El papa Francisco dice que faltan políticos capaces de luchar en serio por sus ideales. La pregunta obligada: ¿faltan también ideales? El comunismo ofreció igualdad y fracasó.

El capitalismo promete prosperidad progresiva, pero anda zigzagueante. La experiencia del fracaso de uno y la promesa inconclusa del otro nos colocan en esta civilización de la duda.

La crisis es no saber en qué creer. La incertidumbre es nuestra única certeza. La humanidad tiene que repensar medios y fines, para así recuperar certidumbre.

Las creencias firmes producen el ideal; y el ideal, los hombres capaces de jugarse  la vida en su búsqueda.

Recomendamos:

Metrónomo: Nervios y Violencia

#LaVerdadVerdad: El viernes negro