La confianza en el sistema electoral está rota. La comunicación entre el liderazgo político está rota. La esperanza de los ciudadanos en una recomposición fortalecedora está rota.

La confianza, la comunicación y la esperanza son fundamentales para cualquier proyecto de convivencia democrática.

El espacio político de la actualidad se asemeja a un rompecabezas desarmado con todos las piezas repartidas en desorden.

El fraccionamiento político no permitirá nunca que veamos con nitidez la imagen del futuro. La paciencia debe ser recuperada por todos.

Empecemos a ordenar las piezas, a colocarlas y a construir la imprescindible unidad. El pegamento: la inteligencia política.

Recomendamos:

Metrónomo: Muchas preguntas y Despilfarro

#LaVerdadVerdad: La cultura binaria