La violencia es maldad. La maldad es un abismo. Nietzsche, filósofo Alemán, escribió que cuando miras por largo tiempo un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

La violencia habita en nosotros y nosotros habitamos en la violencia. El contagio persona a persona es a través del ejemplo, del mal ejemplo para ser exactos. Las generaciones se encadenan en una espiral de abuso que debemos romper.

El asesinato a golpes de una niña en una escuela, a manos de compañeritas, debería ser un llamado de atención para despertar nuestro sentido de urgencia. Estamos en una encrucijada: hacer algo o morir.

RECOMENDAMOS:

Metrónomo: Estancamiento y Monstruos

#LaVerdadVerdad: Aquí no pasa nada