La Policía Nacional, en actos repetidos, viola derechos fundamentales de los ciudadanos.

La libertad de expresión, la libertad de asociación y el derecho a la intimidad deben ser garantizados por las autoridades.

En los últimos días la sociedad ha visto con preocupación como, una y otra vez, desconociendo hasta una decisión del Tribunal Superior Administrativo, la institución policial impide, con uso excesivo de la fuerza, manifestaciones pacíficas o irrumpe sin orden judicial en reuniones privadas de organizaciones de la sociedad civil. La libertad sin derechos no existe.

La sociedad pide al Presidente Medina que ordene investigar a fondo esos excesos. 


Conversemos por @HomeroFigueroaG