Santos y Uribe derritieron con un apretón de manos por la paz su helada relación. El diálogo entre el sí y el no es el único camino al acuerdo.

La gran política derrotó a la pequeña. La reunión produjo hoja de ruta para rediscutir el frustrado acuerdo.

La acción madura causa envidia buena. La crisis institucional nuestra no encuentra solución por el abismo entre líderes.

La pequeña política, la arrogante y egoísta, derrota a la gran política, generosa y preocupada por el bien común.

Danilo y Luis, cara a cara, deben encabezar la discusión de un Pacto para la Gobernabilidad.

Recomendamos:

Metrónomo: Morosos y Reforma

#LaVerdadVerdad: Una decisión desesperada