Nicolás Maduro justificó la derrota oficialista con el argumento de la guerra económica que le hacen la oposición y los empresarios.

La afirmación es una muestra de que nada han aprendido sobre lo que verdaderamente hace prosperar a un país. La única guerra visible en Venezuela es la del chavismo delirante.

La revolución bolivariana destruyó la institucionalidad democrática y toda la estructura productiva privada.

La democracia fue sustituida por el autoritarismo populista y la economía privada por las importaciones y la repartición irresponsable de la renta petrolera.

Señor Maduro: la guerra económica los derrotó, pero la que iniciaron y mantienen ustedes.