La conocemos, la ley del embudo: lo ancho pa´ellos y lo estrecho pa´uno. La impresión que queda de la solución parcial al oneroso subsidio de los combustibles es que faltó equidad.

La facilidad dada a los transportistas es solo una gota en el inmenso océano de combustible exonerado.

El próximo año el Gobierno seguirá otorgando ese mismo beneficio a una indeterminada cantidad de empresas.

El Ministro de Hacienda hizo una pregunta pertinente: ¿Cuáles son esas empresas? Nosotros tenemos otra: ¿Usted no lo sabe? El país necesita saber en cuáles bolsillos se queda el sacrificio fiscal del pueblo dominicano.

Recomendamos:

Metrónomo: Tacaños y Jóvenes

#LaVerdadVerdad: Nadie entiende