La prudencia se define como el buen juicio en la actuación.

Baltazar Gracián decía que la prudencia evitaba muchos disgustos; pero, como todo en la vida, hay algunos que no le encuentran valor.

El poeta Willian Blake, por el contrario, decía que era como una vieja solterona, rica y fea cortejada por la incapacidad.

El juez Mariano Germán dijo que la justicia estaba para ser manejada por hombres prudentes.

Queda por decidir de cuál clase es la prudencia de sus jueces. Creo, sin mucho cavilar, que no es del tipo de la que evita disgustos, porque el primer pique lo sufrió él.

Los jueces de Mariano tienen la prudencia que cortejan los incapaces.

 Conversemos por @HomeroFigueroaG