La sociedad requiere concialiación permanente entre el bien particular y el colectivo. Ese es el caso de los rebotes de pacientes que ocurren en centros públicos y privados. No siempre la solución se encuentra en los extremos; a menudo está en el medio. 

Es un hecho que la ciencia médica obliga a dar asistencia a las vidas en riesgo; pero también es un hecho que esa atención tiene un costo.

Criminalizar el rebote soluciona la atención, pero no el costo. Hay también que garantizar el bien particular de clínicas y hospitales. La solución del medio: un fondo de garantía de atención.

Recomendamos:

Metrónomo: Acomodo y Promesa

#LaVerdadVerdad: Partidos y democracia