En su ensayo “Dos conceptos de la libertad”, Isaiah Berlin escribió sobre libertad positiva y negativa. La positiva hace a los individuos dueños de su voluntad.

La negativa, en cambio, se define por la ausencia de coacción exterior. La primera nos permite ser “libres para”. La segunda, “libres de”.

En una sociedad democrática se espera que estas dos libertades convivan de manera armónica y que se creen las condiciones para proporcionar a los ciudadanos medios para ejercer la libertad positiva y se eliminen los obstáculos, públicos o privados, para la libertad negativa.

Nuestro déficit en ambas libertades son notorios.
 

Metrónomo: Gobiernos pequeños y Del debate

#LaVerdadVerdad:  La pluralidad de medios