Lo bueno mal realizado se convierte en malo. Los buenos fines necesitan también de buenos medios. La Open Society Foundation publicó un informe sobre los abusos sufridos por los internos en los centros privados de tratamiento de la adicción a las drogas.

La sensibilidad de los tiempos va cambiando, así que lo correcto ayer no necesariamente lo es hoy.

La negligencia pública en el tratamiento de la drogadicción provocó la entrada de fundaciones privadas. El encomiable esfuerzo se hace con más ganas que recursos o capacidad.

Las autoridades, junto a las propias fundaciones, deben trabajar en una normativa para su funcionamiento.

Recomendamos:

Metrónomo: División y Sin sentido

#LaVerdadVerdad: La derrota de la confianza