El suicidio es una epidemia.

Cada día alguien pierde la vida por voluntad propia. El país duplica la tasa del continente. El año pasado quinientos cincuenta y siete dominicanos decidieron dispararse, ahorcarse, saltar, cortarse las venas o envenenarse.

Las causas fundamentales en un noventa por ciento son médicas.  La depresión es la condición desencadenante del suicidio en la mitad de esos casos.

La mayoría son hombres jóvenes. Los expertos explican que esta asimetría se debe a que, aunque las mujeres lo intentan tres veces más, los hombres utilizan métodos más letales.

El suicidio es una materia suspendida para Salud Pública.  

Conversemos por @HomeroFigueroaG