La Fundación Institucionalidad y Justicia, a través de su vicepresidente ejecutivo Servio Tulio Castaños, propuso una mesa de seguridad. La idea es oportuna y debería ejecutarse con sentido de urgencia. El problema de la delincuencia está alterando la dinámica social.

La definición de las cuatro patas de esa mesa es crucial para garantizar que su uso sea práctico. Los tres poderes del Estado y organizaciones y personalidades representativas de la sociedad son las patas básicas para conseguir una mesa equilibrada.

La iniciativa necesita del liderazgo decidido del Presidente. Danilo, llegó la hora de hablar de seguridad. Manos a la obra.

Recomendamos:

Metrónomo: Sanguijuela y Suceso cebolla

#LaVerdadVerdad: La narcopolítica