El que mete la pata y la saca a tiempo no la ha metido. El intento de transferir la responsabilidad del oficialismo a la oposición fue otra metida de pata que insulta la inteligencia de todos.

En política es inevitable el error, pero lo importante es no sobrepasar la cuota.

La metida de pata de Roberto, con cada explicación, se hace más profunda. Lidio dice que confundieron invitados con graduandos y por eso les colocaron la esclavina.

Preguntas: ¿Los graduandos se identifican al ojo? ¿Están alfabetizados los organizadores? El error que se niega crece y el que se admite desaparece.

Recomendamos:

Metrónomo: Por los codos y Nuevo Código

#LaVerdadVerdad: Transparencia