La prórroga para los morosos con la declaración jurada de patrimonio venció. El plazo, una concesión graciosa que no contempla la ley, fue suficiente.

¿Cuántos cumplieron en esta ocasión?  La Oficina de Evaluación y Fiscalización del Patrimonio Público tiene la responsabilidad de proporcionar esta información al país. Conocidos los morosos impenitentes, entonces toca separar el grano de la paja.

La Ley 311-14 tipifica el incumplimiento como falta de tercer grado.

Las faltas de tercer grado tienen como sanción la pérdida del cargo y la inhabilitación para servir en el Estado durante cinco años. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Recomendamos:

Metrónomo: Favores y Minorías

#LaVerdadVerdad: El manejo de la deuda