El adelanto del ITBIS puede representar un atraso para la industria. El peor ciego es el que no quiere ver.

El Gobierno, en su desbocada carrera fiscal, no quiere ver el efecto negativo de cobrar antes lo que por ley y lógica debe ser pagado después.

En materia fiscal no cabe aquello de no dejar para mañana. Los impuestos deben ser pagados cuando tocan, ni un día antes ni un día después.

La decisión de pasar el cobro de los impuestos del bolsillo de mañana al bolsillo de hoy no tendrá ningún efecto positivo sobre las recaudaciones Entiéndanlo: no aumentarán.

Recomendamos:

Metrónomo: A todas y Silencio

#LaVerdadVerdad: La otra mejilla