El mandato del gobierno provisional dirigido por Jocelerme Privert es organizar las elecciones en el mes de abril, pero la selección de un nuevo primer ministro se torna complicada.

Lo más probable es que Haití mueva la fecha electoral o se arriesgue a otra crisis de mayor proporción que la anterior. El plazo que se le otorgó al ejecutivo provisional fue corto.

La tarea de levantar de la nada un sistema electoral consume años en condiciones normales. La comunidad internacional quiere madurar con carburo la democracia del país vecino. Así no tendrá buen sabor la fruta de la libertad.

RECOMENDAMOS:

Metrónomo: Devolución retroactiva, No lo contó y Invisible

#LaVerdadVerdad: Nueva esperanza para la energía