EL TSE actúa con descaro en el caso de Fello contra el PRM. Los jueces están defendiendo hasta el absurdo un derecho que Suberví le negó a David Collado y a Faride Raful.

Hernández Peguero y Mabel Féliz sugieren que podrían decidir imponer una obligación económica por cada día que se deje de cumplir la sentencia para salvaguardar la institucionalidad.

Bonita forma de protegerla: imponiendo un candidato con argumentos halados por los pelos. ¿Qué legalidad tiene un evento inconsulto organizado por un aspirante sin la participación de los demás? Si Fello acepta la sugerencia, se convertirá en otro caballo de Troya.

RECOMENDAMOS

Metrónomo

#LaVerdadVerdad Eliminar la financiación pública electoral