El cuento chino de la oveja perdida explica la ineficacia de la acción gubernamental. Un pastor mandó a buscar a todos los hombres de la aldea para que le ayudaran a buscar una oveja perdida.

Le preguntaron por qué necesitaba tantos hombres para encontrarla. Los senderos que pudo haber seguido son muchos.

El día y la noche no fueron suficientes para dar con su paradero. La conclusión es clara: cuando existen muchos senderos ninguna cantidad de hombres puede encontrar una oveja.

Los gobiernos nuestros se dedican a tantas cosas, recorren tantos senderos, que nunca encuentran la oveja de la solución. 

Recomendamos:

Metrónomo: De lado y Voluntad

LaVerdadVerdad:  Por Júpiter