Miro los pies del PLD. Franklin Almeyda dice que son de barro, pero yo no los veo así.

El barro es material dúctil. Los morados se muestran resistidos al cambio. El poder los esclerotizó.

La inmovilidad eternizó su gesto estatuario. La aplastante “victoria” abonará ahora la confianza en el nuevo método de trabajo.

El poder es para usarlo, lo usan y lo usarán. Pienso en los gastos de campaña y vuelvo a mirar los morados pies. Lo cierto es que no les encuentro el barro.

Los pies que noto son de plata, de la que hace bailar a cualquier mono. 

Conversemos por: @HomeroFigueroaG

Recomendamos:

#LaVerdadVerdad: La “feliz” ignorancia

Metrónomo:  "Voto deportivo" y "Cuentas"