En la imagen del perfil de Facebook de la comunidad de venezolanos en República Dominicana figura un hombre con las banderas de ambos países, atadas a su cuello.

Ambas naciones, a través de la historia, han sabido hermanarse y en más de un episodio ese suelo sudamericano fue refugio para dominicanos.

Lo vivieron, por ejemplo, el patricio Juan Pablo Duarte y el músico Billo Frómeta.

Hoy República Dominicana acoge a muchos hijos de Venezuela, expulsados por la convulsa situación de su tierra. Apostamos para que ese país hermano encuentre las vías del consenso y que ambos pueblos sigan hermanados y en progreso.

Recomendamos:

Metrónomo: Claridad y Prudencia

#LaVerdadVerdad: La crisis que devora a Venezuela