La esperanza es lo último que se pierde y, hay que decirlo, esperanza es lo último que nos queda en el tema haitiano.

La segunda ronda de las elecciones está anunciada para el próximo domingo. El Consejo Electoral Provisional dice estar listo.

Los sucesos violentos del fin de semana indican que será necesario que lo hagan mucho mejor que en la primera ronda para tranquilizar al pueblo.

Debemos tener los dedos cruzados para que todo salga bien, por ellos y por nosotros. Necesitamos unas nuevas autoridades en las cuales podamos confiar para reiniciar el imprescindible diálogo.

Ojalá triunfe la sensatez.