Los pueblos no tienen por desgracia una larga memoria histórica.

Los acontecimientos que hicieron trepidar al mundo en un remoto pasado permanecen solo en la memoria de eruditos y curiosos.

El desencuentro entre los cristianos católicos y los ortodoxos pertenece a este tipo de sucesos. Los casi diez siglos que nos separan de aquel desencuentro provocan que pocos sepan valorar la importancia de la reunión entre el Papa Francisco y el patriarca Kiril.

El acontecimiento es de extrema importancia para todos los cristianos convencidos de que el mejor camino para el pueblo de Dios es el ecuménico. Saludamos el encuentro.

Conversemos por: @HomeroFigueroaG

Recomendamos:

#LaVerdadVerdad Piketty y la desigualdad