Domínguez Brito quiere investigar los papeles de Panamá. La ciudadanía se alegra del recién despierto ímpetu de pesquisa mostrado por el Ministerio Público, pero espera mucho más.

Los papeles sospechosos no solo abundan allende el mar, sino que por cualquier archivo de nuestras dependencias públicas aparecen también papeles manchados de coimas y sopreprecios.

Brito parece tener oídos solo para el rumor del itsmo; para otros rumores, externos e internos, está sordo. La lucha para el adecentamiento no puede ser arrítmica y parcial. Aquí, la montaña de la persecución solo pare ratones. Por eso el pueblo sigue con sed de justicia.

Recomendamos:

Metrónomo: ¿Ángeles o demonios? y Publicidad engañosa

#LaVerdadVerdad:  La realidad de la inseguridad