Un gesto puede dar la clave de un momento histórico. La noche de vigilia de Julio César que lo condujo a rebasar con su ejército el límite prohibido determinado por el Rubicón definió la destrucción de la República y el nacimiento del Imperio.

La suerte estuvo echada para César y para Roma. La eterna aspiración a la continuidad es una constante histórica de nuestro proceso político. El presidente Danilo Medina definió con la conformación de su nuevo gabinete la suerte política del pueblo dominicano.

¿Cruzó el límite que separa lo sublime de lo ridículo? ¿En cuál de los lados quedó?

Recomendamos