Tomás Castro afirmó que las ordenes superiores fueron dadas a la jueza Awilda Reyes por Miguel, Mariano y Radhamés.

No sé por qué al conocer la información pensé en el trabalenguas de los tigres: tres tristes tigres tragaban trigo en tres tristes trastos.

Será porque los tigres tienen capacidad de ocultarse; tal vez, la acción de tragar sea una metáfora de la ambición desmedida; o quizá, por los tres tristes trastos de la política, la justicia o la abogacía.

No tengo una respuesta a esta asociación mental.

Lo que sí sé: una acusación como esta no puede quedar sin respuestas.