El prado del futuro siempre será más verde, así que no anda descaminado el dicho que reza: lo último que se pierde es la esperanza.

La vida nos puede negar una y otra vez lo que deseamos, pero si mantenemos una esperanza perseverante terminaremos por obtenerlo.

El pueblo espera justicia. Las condiciones actuales indican que es una aspiración de difícil consecución. Aquí las cortes sirven para cualquier cosa, menos para la justicia.

Pero en una batalla judicial se puede ganar perdiendo. Poner en evidencia la parcialidad de una decisión adversa es una victoria.

La pradera la enciende una simple chispa.

Conversemos por @HomeroFigueroaG