Danilo presentó el proyecto República Digital. La idea es conectar con los votantes jóvenes. El guiño tecnológico convierte a cualquier candidato sesentón en un adolescente. Le resultó a Leonel.

El problema es que la audiencia milennial de nuestro país se está tragando un cable por la falta de oportunidades. Una buena proporción de esos votantes son “ni ni”.

Pueden soñar con bytes, pero viven de átomos. Las pocas oportunidades para su generación los mantienen con el estómago y los bolsillos vacíos.

Así que Medina debe recordar lo siguiente: la importancia de lo digital no debe hacer olvidar las acuciantes urgencias analógicas.

Recomendamos:

Metrónomo: A todos y ¡Caramba!

#LaVerdadVerdad: ¿Por qué votamos?