Las leyes tienen cuerpo y espíritu. La escritura es el cuerpo y la intención su espíritu. Para lograr que lo legal sea legítimo tienen que existir coincidencias entre la acción, el cuerpo y el espíritu de la ley.

El Senado eligió a los nuevos miembros de la JCE.

La legalidad de la decisión es incuestionable, pero no se puede decir lo mismo de su legitimidad. El concierto de voluntades políticas y sociales produce la legitimidad.

La elección unilateral causa desconcierto. El espíritu de la ley exige independencia. El pleno escogido tiene dos votos esclavos.

El control depende de un voto Judas.

Recomendamos:

Metrónomo: Dardos y Derecho

#LaVerdadVerdad: Post Verdad: La palabra del año