El presidente Medina dejó para una futura ocupación de escritor la explicación de las razones que lo llevaron a buscar la reelección.

El país, que le escuchó utilizar el símil de Ramón Font Bernard del tiburón podrido, no puede esperar a que esa repentina vocación literaria materialice la justificación de haber convertido lo malo en bueno.

Danilo dice que es difícil resistirse a la demanda de continuar; pero garantizó que no la hará otra vez, porque perpetuarse evita el surgimiento de nuevos liderazgos. El Presidente nos pide que le creamos de nuevo. Yo esperaré la explicación escrita y luego decidiré.

RECOMENDAMOS

Metrónomo: Ejército desordenado y ¿Sería a pota?

#LaverdadVerdad: Cambios indispensables