La familia de Metro RD expresa un profundo agradecimiento a la sociedad dominicana por el formidable recibimiento que brindó a este diario, en circulación desde este 29 de septiembre.

La razón principal para lanzar este medio es aportar nuevos ángulos a la panorámica de la realidad nacional. Tenemos el convencimiento de que en el diarismo local, con muy dignos exponentes, están bien representadas las voces institucionales y la agenda del poder, pero queda un poco relegada la materia prima de toda democracia: la ciudadanía.

Metro pretende no sólo dar espacio a otras voces, sino además guiarse por las necesidades informativas de la gente de hoy. La edad promedio de la población dominicana es 26 años y la mayoría se concentra en centros urbanos, torpedeados por problemas de espacio físico, movilidad, contaminación e inseguridad, pero es un conglomerado que también empuja con acentuado esfuerzo hacia el desarrollo, con las tendencias y estilos de comunicación propios de la modernidad.
Somos también una sociedad con una participación femenina cada vez más activa, y en nuestras páginas la mujer será un ente activo y no silente.

Nuestras ediciones tendrán cabida para la tecnología, la educación y el creciente interés por ir más allá de la salud curativa y apelar a aquel proverbio griego de mente sana en cuerpo sano, con el deporte y nuevos estilos de vida y alimentación. Además, las más variadas expresiones del entretenimiento, el arte y la cultura. Como campos que tocan y afectan a la colectividad, pondremos atención a la política, la economía y otros grandes ejes, pero enfocados siempre desde el bien común y la cotidianidad de las personas.

Trabajaremos con el convencimiento de que la exposición de los problemas y precariedades, sin obviar los logros, es una forma de contribuir al progreso y el desarrollo. Claro, siempre con los parámetros de rigor y pluralidad que nos aferren al norte supremo de la veracidad, porque creemos que un buen diario debe ser siempre, siempre, más amigo de la verdad.

Aportamos a la escena una visión glocal, con atención a los temas locales, pero con la panorámica amplia y la actualización continua de los acontecimientos mundiales, abordados sin prejuicios ni discriminación de ningún tipo. En tiempos difíciles en que la corrupción y el descrédito de las instituciones figuran a veces una Nación inviable, hacemos una apuesta de fe por una mejor República Dominicana.

Está claro que un diario es una empresa, y como tal, esta representa en sí un compromiso con el país. Pero también es obvio que nadie hace el emprendimiento de un diario sólo por dinero, pues cualquier otra inversión reportará mucho mayores dividendos. Ahora, ningún otro negocio ofrece la oportunidad de ser una herramienta de transformación de la sociedad. Esa es pues la misión de Metro.

Gracias al pueblo dominicano por el respaldo que desde ya empezamos a recibir, lo que reafirma las convicciones que nos impulsan y el compromiso con la verdad y con el interés colectivo.