Temo no sabe
Temo ahora no sabe. Algo extraño, porque regularmente tiene respuesta para todo. Lo que Temo dice no saber es de dónde puede el Gobierno sacar dinero para aumentarles a los policías.

Aquí, que aparece dinero para lo superfluo ahora no aparece para lo necesario. La FINJUS aportó una buena idea.

Dicen ellos que el Gobierno debería comenzar  a depurar a la policía. La propuesta mataría dos pájaros de un tiro, permitiría limpiar el barril policial de frutas podridas y con el dinero ahorrado aumentar a los que queden.

Todo el mundo sabe que la mitad de los policías no están patrullando en las calles. Las labores que desempeñan son ajenas a la seguridad de la población.

Están acompañando señoras o queridas al supermercado, de choferes, y algunos hasta bañando perros o cortando el césped. Temo, me temo que sí sabemos de dónde sacar el dinero. Así que busca bien en tu presupuesto.

Experiencia propia
Las presiones políticas causan las depresiones en justicia. Los peces gordos de la corrupción siempre emparchan el sistema digestivo de la cadena de justicia.

Los pocos casos que pasan del Ministerio Público se pierden en el laberinto de las dilaciones burocráticas judiciales o entre las chicanas de la defensa.

Los fallos judiciales le han fallado a la sociedad dominicana. El latrocinio es abundante y las condenas escasas. La fiscal pone el dedo en la llaga cuando habla de la presión política.

Ella lo sabe por experiencia propia.