Queremos saber

Lo único que sabemos es que quedaron muy bien en la foto. El procurador no ha soltado prenda de lo tratado con el embajador de los Estados Unidos, James (Wally) Brewster.

La reunión duró unas tres horas. La extensión de la misma confirma que no estaban hablando de pelota.

En momentos tan delicados para todos los eslabones de la cadena de justicia llama la atención la larga charla. Se sabe que el tema de la corrupción es uno de los tópicos favoritos del señor embajador.

Así que se puede suponer que algo de tiempo se le dedicó. Los rumores sobre eliminación de visado, precisamente después de las “evacuaciones” judiciales.

La reunión es cualquier cosa menos rutinaria, porque no  es cosa frecuente que un embajador se reuna con el brazo judicial de un gobierno.

El país necesita saber si fue una reunión de amigos o si se tocó algún asunto de interés nacional. Domínguez Brito debe dar por lo menos  alguna pista.

¿Iguales?

El pacto entre morados y blancos se dice que es un acuerdo entre iguales. Si creyéramos que un partido grande y uno chiquito pueden pactar como iguales, entonces necesitaríamos explicación de la razón de la ausencia de Medina en las proclamaciones de Miguel.

Se sabe que a los actos de Medina van Miguel y su corte. Ahí todo es compañerismo.

¿Por qué no se ve ningún morado en los del blanco?