Reconteo

En el sensible tema del dengue pasamos de la fase de las excusas a la de búsqueda de culpables. El Ministerio de Salud Pública levanta el dedo acusador hacia los médicos.

Los demás dedos, claro, apuntan al propio Ministerio.

Entre acusaciones y defensas de unos y otros se presentan estudios estadisticos que buscan darle apoyo científico a los argumentos.

Entre los números brindados se indica que la cantidad de personas fallecidas es menor a lo informado hasta ahora. La cifra corregida queda en setenta y ocho.

El espíritu de exactitud es algo encomiable en todos los campos, menos en de la pérdida de la vida humana.

La tragedia en materia de salud no aumenta o disminuye con una mayor o menor cantidad de muertes.

El dengue es una enfermedad por la cual no debería morir nadie. No tiene misterios para la ciencia.

El reconteo de fallecidos no disminuye la preocupación de la sociedad ni la certidumbre del gran fracaso del sistema de salud.

El contrabando

La Cámara Americana de Comercio organizó un foro sobre comercio ilícito. Los datos ventilados indican que el Gobierno deja de ingresar una suma importante cada año por efecto de la dañina práctica.

Los dos sectores más afectados son el farmacéutico y la industria cigarrillera.

Los productos falsificados llegan por mar y por tierra. Ojo con eso. No solo pierde el fisco, sino la industria y los consumidores.