Todo el año
La guerra contra el dengue, cólera, chikungunya y zika debe ser durante todo el año. La afirmación la hacen dos expertas infectólogas de Uruguay y Costa Rica, María Catalina Pérez y María Luisa Ávila.

La sugerencia es inteligente porque el clima subtropical hace de nuestro país el hogar ideal para el Aedes aegypti.

Los precedentes están ahí. Cuando se declaró el brote de cólera en Haití, el temor, generado por la alta mortalidad de la exótica enfermedad, provocó que se dedicaran los recursos humanos, financieros y tecnológicos para reducir su incidencia en este lado de la isla.

El propósito se logró con éxito. El plan de acción dio tan buenos resultados que la población redujo los niveles de ansiedad con respecto a la posibilidad de contagio.

El descubrimiento más sorprendente de la lucha contra el cólera fue el resultado positivo que se derivó para las demás enfermedades típicas de nuestro suelo.

La incidencia de dengue también bajó. El problema fue que con la disminución de los casos también se redujo el miedo. Los planes se descontinuaron y todo volvió a la negligente normalidad.

Lo que debemos hacer ahora es rescatar esa formidable experiencia y empezar a trabajar sin descanso, desde ahora, colocando los mismos recursos de la vez anterior.

El resultado de ese esfuerzo será, sin duda, tan exitoso como antes.

Espero que no olvidemos en esta ocasión que el trabajo permanente es lo único útil para mantener al mortífero mosquito a raya.