Nada ha valido

En la clase de física aprendimos aquello de que una acción trae como consecuencia una reacción. Nada nos preparó para el raro fenómeno que experimentamos en la vida adulta. Aquí a una acción sigue la inacción más absoluta. Casi siempre en las materias de mayor gravedad. En cualquier sociedad medianamente civilizada la declaración de dos miembros de un organismo tan importante como la Cámara de Cuentas hubiese producido alguna consecuencia. La afirmación de que la corrupción sigue galopante contrasta con todo lo afirmado hasta ahora por la propaganda oficialista. Al parecer, la política de no tirar ladrillos hacia ningún lado ha robustecido la cultura de la impunidad y estimulado la corrupción. Los funcionarios pronuncian una frase que muestra la total impotencia ante el esfuerzo improductivo. Dicen: “Nada ha valido”.

La gallareta colorá

Lo prometido es deuda. Genao, el gordito de Jarabacoa, había dicho que esta semana diría si era pato o gallareta lo que salía de las discusiones con el PLD. Salió gallareta, afirmó. La gallareta es un ave muy fea que a la vista de un ojo ingenuo y decuidado se confunde con un pato. Lo cierto es que era muy ambicioso eso de reunir a reformistas y revolucionarios en una misma boleta. Todo parece indicar que Danilo prefiere las palomas en vuelo a las que tenía en la mano. Una estrategia arriesgada.