Fin del desvarío

Dijo Marx que la historia se repite dos veces. La primera como tragedia, la segunda como farsa. Los tres lustros de Chávez fueron la tragedia de la destrucción de la institucionalidad democrática y de la estructura productiva venezolana.

No hay duda de que el gobierno de Nicolás Maduro es la repetición como farsa de la tragedia anterior.

Lo que era muy malo, ahora es mucho peor. La democracia no existe más y el colapso económico es total.

Por primera vez en muchos años la oposición de la MUD aventaja al Gobierno con más de treinta puntos.

Pero el control que tiene Maduro del organismo comicial podría hacer esfumar esa ventaja.

Las últimas declaraciones del mandatario venezolano dejan patente su falta de compromiso democrático, dijo que si llegara a perder no entregaría.

Lamentable. El señor Maduro desea convertir la farsa en tragedia.

Ojala la negación de los resultados en las urnas no termine en una sangrienta guerra civil, Los gobiernos cómplices de América debería empezar a alzar la voz para exigir respeto.

Ese pueblo merece que termine ese desvarío.

Posposición

El PRM pospuso hasta nuevo aviso el proceso pautado para el domingo. Ese partido marcha lento en ese proceso.

Lo mejor es enemigo de lo bueno. Lo que le conviene a esa organización es salir cuanto antes del tema congresual y municipal.

No den más vueltas con ese tema.