Democracia a tiros

La democracia grande del país no se fortalecerá hasta que no sea fuerte la democracia pequeña de los partidos. Los procesos de primarias de las organizaciones políticas criollas son un reflejo del atraso de nuestra cultura democrática. Lo que debe ser una jornada cívica termina teñida de rojo por la sangre derramada en las diferentes reyertas por posiciones electorales. Los políticos criollos no saben perder y esa es la razón de que fracasen todos los procesos de elecciones internas del país. No es posible que antes de que se declaren abiertas las mesas de votaciones comiencen las balas a causar bajas. La Comisión Electoral del PLD suspendió de manera preventiva el proceso eleccionario en Dajabón porque se vislumbraba muy polémico. La falta de una sistema de consecuencias que sancione estas malas conductas estimula su reproducción. No puede ser normal ningún proceso democrático que se resuelva a tiros.

Arroz con habichuela

El PRSC consiguió lo que nunca le había dado el PLD, la posibilidad de ser el segundo abordo en una alianza. La decisión pone en evidencia la voluntad de poder por parte del candidato presidencial del PRM, Luis Abinader. El acuerdo de arroz con habichuela lo apuesta todo.