Ojalá sea cierto
Los creadores de opinión pública, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos llevan mucho tiempo pidiendo la revisión de la Ley de Porte y Tenencia de Armas.

El pedido estaba plenamente justificado por las estadísticas. El sesenta por ciento de las muertes violentas en el país se producen con armas de fuego legales.

La inclinación histórica del criollo a usar el arma como símbolo de poder, más que como medio de de defensa, hizo que se desarrollara un amplio mercado legal e ilegal de armas de fuego.

No hay dominicano que llegue a ganar un par de pesos que no complete el estatus con un arma. Las tensiones de una sociedad hostil crean el terreno fértil para la tragedia.

Ahora escuchamos a la mayoría de los líderes políticos abogar por un desarme general de la población. Ojalá sea cierto.

Debates

La televisión por cable nos da la oportunidad de participar en los procesos políticos de otras naciones.

En pocos días pudimos ser testigos del cara a cara entre los candidatos de España y los pretendientes a la candidatura por el partido Republicano de Estados Unidos.

En ambos casos las confrontaciones parecen más choque de egos que de cerebros. Pero por eso son el medio ideal para aquilatar en su justo valor de los candidatos.

Los votantes pueden ver las reacciones en caliente, sin discursos preparados. Debemos imitar eso.