Diplomacia para diplomáticos

El servicio exterior dominicano desde hace tiempo no nos está sirviendo mucho. La política, como en todo, se metió de mala forma y lo convirtió en un espacio para la compensación electoral.

Los buenos colaboradores de campaña son premiados con un puesto diplomático bien remunerado. El actual canciller, Andrés Navarro, está haciendo un gran esfuerzo por recuperar todo lo que allí se ha perdido. La tarea es titánica.

La reforma que se anuncia impactará al personal consular y de las embajadas. Era una demanda vieja. Esperemos que esa limpieza se haga sin reparar en compromisos. La diplomacia debe ser para diplomáticos.  

Jueces políticos

La degradación del juez Rafael Ciprián preocupa a muchos. No solo por lo que representa para la credibilidad del Poder Judicial, sino también por el daño colateral a la democracia.El propio juez da como explicación para su irregular traslado el hecho de que se negó a cambiar los resultados que favorecieron a Surún Hernández en el Colegio de Abogados.

Aquí todo tiene una lectura política, para lo malo y para lo bueno. En este caso es para lo malo. Si en una elección de importancia simbólica se impone un castigo tan desproporcionado, ¿qué se podría esperar en unas elecciones nacionales? No se puede querer ganar con jueces lo que se perdió por votos.