Todo al revés

Las armas son la herramienta de la violencia que llena las almas de muchos de nuestros ciudadanos.La sociedad está pidiendo a gritos que se tomen medidas para reducir su presencia en las calles del país.

El sesenta por ciento de las muertes violentas son con armas de fuego legales. Se supone que en el país funciona una veda para la importación de todo tipo de armas de fuego.

Ahora entendemos la razón de que la cantidad de armas no se haya reducido. Nada más y nada menos que miembros de nuestras gloriosas fuerzas armadas se dedicaban a manejar una cadena de suministro de armas de fuego desde su introducción al país hasta las manos del cliente final con permiso incluido.

Aquí todo funciona al revés. Policías que delinquen. Jueces que violan la ley. Militares que trafican. Dios nos ampare.  

No son las ramas

Los apagones en las Terrenas están a la orden del día. No hay fin de semana sin interrupción eléctrica. Eso no pasaba antes al parecer.

La Superintendencia de Electricidad dice que la culpa la tiene la distribuidora Luz y Fuerza por su pobre gestión en la poda de árboles.

La explicación deja el tema a oscuras, porque no se entiende cómo coincide siempre con los fines de semana la falta de poda. Al parecer el problema es de mayor envergadura.

Lo mejor es que las autoridades investiguen y resuelvan. No queremos salidas fáciles.