Muertos o fuera

El plazo se amplió y al parecer quedarán muchos sin renovar la nueva cédula. La cantidad que se maneja es de unos ochocientos mil dominicanos sin el nuevo documento. Una morosidad tan abultada debería preocupar.

La JCE, una vez vencida la prorroga, debería realizar una investigación de quiénes son y dónde están esos dominicanos que, todo parece indicar, no les interesa poseer la nueva documentación.

No se explica el desdén, porque sin ese documento son pocas las actividades que se pueden hacer. No me cuadra que viviendo aquí no quieran renovar. Lo único que puede explicar el extraño fenómeno es que estén muertos o vivan fuera de aquí.

Corto circuito

El destape de la información de la construcción de unas plantas eléctricas, asignadas grado a grado, puede causar un corto circuito en las negociaciones del pacto eléctrico.

Ya las organizaciones del sector social decidieron solicitar la suspensión de las negociaciones hasta después de mayo.

Las quejas sobre el secretismo y la asimetría en la información tiene muy quillados a más de uno de los participantes. El Gobierno sabe todo lo que pasa y los demás solo saben lo que el Gobierno quiere que sepan. Así no hay quien pueda, dicen por lo bajo.

Parece que las cartas están marcadas. Así que el ganador del juego, de seguir sin reglas, se ve claro.