Palabra empeñada

Danilo dice que es un hombre de palabra. La afirmación la hizo en el acto de proclamación de su candidatura por MODA.

El Presidente dijo que lo era porque había cumplido con la palabra empeñada. Mucha gente con buena memoria podría citarle por lo menos un par de promesas que Medina no cumpli.Por ejemplo, la reelección.

Todos recordamos la manera enfática en la que el entonces candidato morado se refirió a su rechazo del continuismo, llegando a prometer que si ganaba nunca se reelegiría.

El final del cuento lo sabemos todos: la reforma constitucional pasó en el Congreso con tiburón podrido y todo. Otra promesa fue la de actuar por el rumor público en los casos de funcionarios de su administración involucrados en casos de corrupción.

Hay muchos rumores y ningún sometimiento. Parece que el Danilo empeñó su palabra y la perdió por no pagar la deuda con sus electores.

Actividad

El temido zika llegó. No es sorpresa. La preocupación mayor no era su llegada, sino la capacidad del Ministerio de Salud para contener el impacto de la enfermedad.

En esta ocasión se empezó bíen admitiendo la veracidad de los contagios. Se evitó la tradicional política de negación de los hechos.

Ahora será necesario mostrar mucha actividad para lograr la participación de todos en la eliminación del hábitat del mosquito transmisor.