Reducción

En un país dónde en muchos sectores no hay estadísticas o si existen no son confiables, la Policía insiste en el tema de taladrarnos el cerebro con la idea de la baja de la criminalidad.

Nos están repitiendo por todos los medios la cantinela de que la delincuencia bajó a nueve por ciento desde el 2012. El dato corresponde a la cantidad de muertes violentas por cada cien mil habitantes.

Imaginamos que la autoridad policial debe conocer la diferencia entre delincuencia y muertes violentas.

No hay una relación directamente proporcional entre las variable delincuencia y asesinatos para concluir que la reducción de una representa la disminución de la otra.

Todos los días tenemos alguna información sobre actos delincuenciales. Estos actos delincuenciales, en su gran mayoría, no dejan un saldo trágico y tampoco son registrados.

Podemos concluir con seguridad que las cifras de muertes pueden haberse reducido, pero no así la delincuencia.

Hostigamiento

Parece que por las provincias se soltó el loco con el tema de la inscripción de candidaturas. La JCE informó que se siente hostigada por las candidatos que pretenden inscribirse de forma directa, sin la intermediación de un partido político.

La desesperada ambición o la falta de información está produciendo ese acto inútil que distrae al organismo electoral de la difícil tarea que tiene por delante.